¿Puedo tener un correo con mi nombre personal o de marca? ¡Sí, es posible!

lectura de 5 minuto(s)
Equipo editorial GoDaddy

Si deseas dar a conocer tu marca personal o tu proyecto, posicionándola en la mente de tus clientes de forma positiva, debes comunicarte con ellos a través de un correo que brinde una imagen profesional.

Seguramente has recibido correos que te despiertan sospechas, desde aquellos que prometen enriquecerte con darle clic a un link hasta los que te informan que eres el afortunado heredero de un personaje que vivía en un reino muy, muy lejano y cuyo único pariente eres tú.

Al leerlo suena un poco ridículo, pero es cierto: el internet ofrece un mundo de posibilidades, pero también es un lugar que se ha vuelto el campo de acción para estafadores y personas indeseables que lo único que desean es obtener ventajas de quienes trabajan de forma honesta y responsable. No permitas que te confundan con uno de ellos.

Es común utilizar cuentas de correo gratuito como las de Gmail o Outlook para enviar información a clientes, tanto propios como potenciales, pero debes evitar las cuentas genéricas porque las personas reciben demasiados correos indeseables y la mayoría de ellos (si no es que todos) son de correos gratuitos, así que la gente ya no confía en ellos.

Así que, si todavía utilizas la cuenta que te regalaron al darte de alta con algún servicio de buscadores, redes sociales, software u otros, te recomendamos ampliamente que consigas un correo personalizado con tu propio dominio y que dejes el gratuito para compartir cosas de carácter personal.

Correo confiable, correo con mi nombre

Un correo con tu nombre (ampliamente conocido como “email personalizado”) se trata de una cuenta de correo que puedes usar como cualquier otra con la que estés familiarizado para enviar y recibir información a través de internet.

La diferencia es que el correo con dominio propio está reservado sólo para las personas que tú autorices para usarlo, y lo pagas para tener la seguridad de que nadie usará el nombre de tu marca, producto o servicio para hacer un mal uso. Por ejemplo, con tu dominio puedes crear cuentas para ti y tus colaboradores como “marina@clubpasteles.com”, “contacto@clubpasteles.com”, “soporte@clubpasteles.com” o “pedromartinez@clubpasteles.com”.

Además, vas a estar tranquilo porque quienes reciban los correos con tu dominio sabrán que no se trata de spam o alguna otra amenaza cibernética.

Con lo que mencionamos arriba, es fácil detectar cuáles son las ventajas de contar con un correo propio, pero por si aún no estás convencido, revisemos cuáles son:

  • Una dirección de email genérica puede hacer que tu negocio no luzca tan profesional como tú crees. Y es que, al enviar tus mensajes con estos correos, puedes dar la impresión de que no eres tan experto en tecnología. Entonces, si tu mail tiene tu nombre personal o de marca, generas credibilidad entre tus clientes y también entre quienes deseas que se vuelvan tus clientes.
  • Las direcciones de email con números también restan credibilidad. Al ser gratuitas, las direcciones de email genéricas no siempre están disponibles como tú las quieres, por lo cual es común tener que agregar números. Por el contrario, un correo sin números y que despierta la credibilidad de quien lo recibe, tiene muchísimas más posibilidades de ser abierto.
  • La información que envías está protegida porque el correo utiliza el servidor de tu hosting o lugar en el que almacenas a tu sitio web*, por lo tanto, los criterios de seguridad y protección que contrataste aplican también para las comunicaciones que realices a través de tu mail propio.

*Cabe aclarar que esto es cierto, siempre y cuando contrates tu correo profesional con la misma empresa proveedora de tu almacenamiento web, lo cual es muy conveniente porque ahorrarás tiempo, dinero y esfuerzo al concentrar todo lo que involucra a tu sitio web con un mismo proveedor.

Relacionado: 5 tips para contratar al mejor proveedor de correo electrónico

Y a todo esto, ¿cómo puedes conseguir un correo con tu nombre?

Si aún no tienes un dominio o no has contratado alojamiento web, entonces los pasos a seguir serían:

  1. Compra tu nombre de dominio. Busca en línea a la compañía que te ofrezca la mayor variedad de nombres de dominio y sigue las instrucciones que encontrarás en su sitio web. En GoDaddy, por ejemplo, tenemos un buscador de dominios que te ofrece múltiples opciones de precios y extensiones con el nombre que quieras tener en tu cuenta de email.

 

  1. Durante la compra de tu dominio te recomendamos que busques un nombre simple, que sea propio (idealmente tu nombre o el de tu marca ya establecida), que tenga un objetivo claro (como el ejemplo de contacto@clubpasteles.com) y de preferencia que no tenga nada personal que pueda comprometer la profesionalidad de tu comunicación (por ejemplo, los apodos, los números y los símbolos complejos como &, %, $, etc.).
  2. Después de haber comprado tu dominio, ve a contratar un servicio profesional de email, creando y configurando las cuentas de correo que necesites. Este es un ejemplo de cómo hacerlo en GoDaddy:

 

Y ahora sí, la pregunta inicial “¿Puedo obtener un correo con mi nombre personal o de marca?” ha sido respondida, pero si aún tienes dudas o deseas conocer más información al respecto, te invitamos a seguir navegando en nuestro blog porque hay artículos relacionados como estos:

;