metodologia scrum

Metodología Scrum: Principios, procesos y ejemplos prácticos

DigitalizaciónCategoría
lectura de 6 minuto(s)
Equipo de Contenidos de GoDaddy

La metodología Scrum constituye una solución fiable y altamente flexible a la hora de gestionar proyectos complejos que, aunque destaca en el ámbito del desarrollo de software, es perfectamente aplicable a cualquier tipo de proyecto de trabajo en equipo.

La implementación de esta metodología, por tanto, puede significar la diferencia entre el estancamiento y el avance fluido de proyectos, lo que la convierte en un catalizador para el éxito y la eficiencia en entornos laborales dinámicos, cada vez más presentes en nuestro día a día. ¡Por eso vamos a contarles qué es Scrum y cómo sacarle el máximo partido para sus proyectos!

que es scrum

¿Qué es la metodología Scrum?

Scrum es un framework ágil que permite a los equipos de trabajo colaborar en la entrega de proyectos complejos, adaptándose además de forma eficiente a cualquier tipo de cambio. Se trata de mucho más que de un conjunto de prácticas, ya que Scrum y su metodología son toda una filosofía de trabajo.

Para comprender mejor la estructura de la metodología Scrum, lo primero es tener claro qué es un sprint, que es como se denomina a los ciclos cortos de trabajo que el equipo desarrolla con el objetivo de producir entregables de alta calidad.

A través de roles claramente definidos, ceremonias y artefactos, Scrum promueve la colaboración, la comunicación y el progreso continuo. Eso sí, esta forma de trabajar requiere de dedicación y compromiso con sus principios y prácticas para ser 100% efectiva.

¿Cuáles son sus principios fundamentales?

Los principios fundamentales de Scrum son la base sobre la que se construye esta metodología, y son los siguientes.

  1. Transparencia, que resulta fundamental para construir confianza tanto dentro del equipo como con las partes interesadas, asegurando que todos tengan acceso a la información relevante del proyecto y documentos clave para la metodología Scrum.
  2. Evaluación continua del progreso del proyecto, que permite identificar rápidamente cualquier posible desviación y tomar medidas correctivas.
  3. Adaptación, entendida como la capacidad de ajustar el plan de trabajo basándose en los resultados de la inspección, adaptándose a los cambios para maximizar el valor entregado​​.

Conceptos básicos de Scrum

El marco de trabajo de Scrum se basa en valores, roles, y pautas centradas a su vez en la iteración y la mejora continua. Funciona con equipos pequeños que colaboran en ciclos iterativos enfocados en el cliente, lo que permite crear productos de forma incremental.

Los pilares básicos de Scrum incluyen roles definidos, eventos estructurados y artefactos como el Burn Down y Burn Up, herramientas que resultan determinantes para medir el avance de cada proyecto​​.

¿Cómo funciona el proceso de Sprint en Scrum?

Tal y como hemos mencionado unas líneas más arriba, un sprint es una etapa central en Scrum. Por lo general, tiene una duración de dos semanas, tiempo durante el que el equipo trabaja en tareas seleccionadas para ese periodo de tiempo concreto.

El proceso comienza con la planificación del Sprint, seguido de actualizaciones diarias breves, y termina con la revisión y retrospectiva del Sprint, lo que permite al equipo inspeccionar y adaptar sus procesos para mejorar de forma continua.

¿Cuál es la diferencia entre el Product Backlog y el Sprint Backlog?

El Product Backlog es una lista priorizada de todo el trabajo o características que podrían necesitarse en el producto que está gestionada por el Product Owner. Por su parte, el Sprint Backlog es una selección de trabajos del Product Backlog que el equipo se compromete a completar en el Sprint en proceso​​.

Proceso de desarrollo en Scrum

Como ya sabrán algunos de ustedes, el proceso de desarrollo en Scrum se centra en iteraciones, conocidas como sprints, que pueden durar entre dos y cuatro semanas. 

Dentro de cada sprint, los equipos trabajan para completar las tareas del backlog del producto previamente definidas para ese lapso de tiempo, todo con el objetivo de crear una versión del producto potencialmente entregable al cliente.

Gracias a esta forma de trabajar, es posible hacer ajustes rápidos basados en la retroalimentación de los stakeholders, lo que mejora la suma de valor y facilita además la adaptación a los cambios.

Implementación práctica de Scrum

Implementar las distintas fases de la metodología Scrum en una empresa, en la práctica, requiere comprender los roles (Scrum Master, Product Owner y Scrum Team), eventos (como las reuniones diarias, revisiones de sprint y retrospectivas) y artefactos (backlog del producto, backlog del sprint e incrementos del producto).

Además, es esencial que los miembros del equipo se comprometan con los principios de Scrum, así como practicar una comunicación y colaboración efectivas. Esta implementación también implica la adaptación continua de los procesos con el objetivo de poder satisfacer las necesidades del proyecto y del equipo.

Un ejemplo de la metodología Scrum y su aplicación podría ser el desarrollo de una nueva aplicación móvil para un ecommerce.

  1. Hay que comenzar con la creación de un backlog de producto que incluya todas las funcionalidades deseadas.
  2. Luego, en un sprint de dos semanas, el equipo selecciona un conjunto de características del backlog para desarrollar, realizando reuniones de seguimiento con las que poder evaluar el progreso y ajustar el plan de trabajo según sea necesario.
  3. Al final del sprint, presentan un incremento del producto para recibir feedback y hacer mejoras en el siguiente sprint, ¡y así hasta concluir el trabajo!

Beneficios y desafíos de Scrum

Aunque Scrum ofrece múltiples beneficios para la gestión de proyectos, también presenta desafíos que conviene tener en cuenta a la hora de plantear su implantación.

Entre sus principales ventajas, destacan las siguientes:

  • Permite adaptaciones rápidas ante cambios en las necesidades del proyecto.
  • Promueve el aprendizaje y la optimización constante de procesos.
  • Los sprints permiten hacer entregas regulares que aumentan el valor para el cliente.
  • Además, fomenta la claridad y el entendimiento mutuo entre todos los participantes del proyecto.

Sin embargo, como ya hemos dicho, la implementación de Scrum también puede conllevar algunos desafíos.

  • Dependencia de la comunicación constante y efectiva entre los miembros del equipo.
  • Necesidad de compromiso total por parte de todos los stakeholders.
  • Posibles sobrecargas de trabajo a causa de una gestión inadecuada, ya que los sprints son exigentes y requieren de máxima dedicación.
  • En cuanto al riesgo de alcance variable, la flexibilidad puede dar lugar a continuos cambios que pueden dificultar la conclusión del proyecto.

Con esto en cuenta, ¿les gustaría saber qué es el customer success y cómo se relaciona con la metodología Scrum?

Por cierto, para comenzar a trabajar con Scrum necesitarán de herramientas de trabajo colaborativo como las de nuestra solución Office 365, así como de un alojamiento web de calidad que garantice la máxima operatividad para su proyecto. ¡Y en GoDaddy encontrarán todo lo que necesitan!

Products Used

Hosting
Web HostingObtén más información