Qué es el Merchandising, para qué sirve y tipos

lectura de 7 minuto(s)
Equipo de Contenidos de GoDaddy

En el competitivo mundo del comercio, hay técnicas diseñadas para capturar la atención de los consumidores. Una de estas estrategias es el merchandising. Pero, ¿qué es, cuál es su objetivo y cómo se clasifica?

Merchandising: Concepto y aplicaciones

El merchandising, en su esencia, puede ser considerado un arte y una ciencia a partes iguales. Se trata del conjunto de estrategias y técnicas empleadas para presentar y promocionar productos en puntos de venta, tanto físicos como digitales, de manera que se fomente la compra por parte del consumidor.

El merchandising, por tanto, es mucho más que simplemente colocar productos en un estante: se trata de crear una experiencia, de contar una historia y de conducir al cliente a través de un viaje que culmina con la adquisición de un producto.

¿Qué es el merchandising y cómo se aplica en el marketing?

El merchandising es una herramienta del marketing destinada a maximizar las ventas y mejorar la experiencia del cliente en el punto de venta. Esto se logra a través de la adecuada disposición, presentación y promoción de los productos.

Imaginemos una tienda de ropa: la elección de maniquíes en la vitrina, la música que se escucha al entrar, la forma en que se organizan las prendas por colores o temporadas, y las ofertas especiales colocadas estratégicamente en ciertos puntos, son todos ejemplos de merchandising. Cada uno de estos elementos está diseñado para captar la atención del cliente, guiar su recorrido por la tienda y, finalmente, influir en su decisión de compra.

Si nos centramos en el mundo de las tiendas virtuales, utilizar una herramienta como GoDaddy Studio puede marcar la diferencia a la hora de crear diseños atractivos que seduzcan al público objetivo, impulsándole a hacer compras que quizás no tenía previstas.

Dentro del marketing, el merchandising se utiliza para:

  • Estimular compras impulsivas: Al colocar productos complementarios juntos o al destacar ofertas limitadas, los clientes pueden sentirse inclinados a comprar algo que no tenían previsto inicialmente.
  • Mejorar la experiencia de compra: Una tienda bien organizada, con señalización clara y con una estética agradable, puede hacer que los clientes se queden más tiempo y regresen en el futuro.
  • Destacar productos específicos: Ya sea un nuevo producto, una oferta especial o un artículo de alta margen, el merchandising puede ayudar a darle visibilidad y prioridad.

En cuanto a los tipos de merchandising, estos se pueden categorizar según sus objetivos y métodos:

  • Merchandising de seducción: Se centra en el embellecimiento de la tienda y la creación de un ambiente que atraiga al cliente.
  • Merchandising de gestión: Relacionado con la organización y disposición de productos, asegurando una navegación lógica y una presentación atractiva.
  • Merchandising digital: Aplicado en el comercio electrónico, se ocupa de la presentación de productos en páginas web, optimizando fotografías, descripciones y la experiencia general de navegación.

El merchandising, por tanto, es fundamental para cualquier negocio que busque destacarse en el mercado, ofreciendo no solo productos sino también experiencias memorables a sus clientes. Su correcta implementación puede ser la diferencia entre una venta realizada y una oportunidad perdida.

merchandising2

Explorando el significado y propósito del merchandising en el comercio

El término merchandising ha ganado un lugar destacado en el vocabulario del comercio contemporáneo. En esencia, se refiere al conjunto de técnicas y prácticas que buscan optimizar la presentación y promoción de productos en un punto de venta, físico o virtual, para impulsar su compra. Sin embargo, a día de hoy este concepto se ha vuelto mucho más amplio, ya que engloba todo el proceso de creación de una experiencia que resuene en el consumidor, fomentando no solo una transacción, sino también lealtad hacia la marca o establecimiento.

En el corazón del merchandising se encuentra el propósito de maximizar las ventas. La forma en que se presenta un producto puede influir notablemente en la percepción del cliente y en su decisión de compra. Es por ello que empresas de todos los tamaños invierten tiempo y recursos en estrategias de merchandising. Desde la elección de colores para el embalaje, hasta la ubicación estratégica de productos en una tienda física o digital, cada detalle cuenta.

Además, el merchandising sirve como una herramienta para comunicar valores, identidad y promesas de una marca. A través de la correcta ejecución de estas técnicas, las empresas pueden destacar características específicas de sus productos, promocionar ofertas y, en última instancia, establecer un diálogo visual y emocional con sus clientes.

Todo esto, por supuesto, también puede utilizarse con el objetivo de impulsar una marca personal con una página web, por lo que las aplicaciones del marketing son realmente ilimitadas.

Visual merchandising: Importancia y técnicas para mejorar la experiencia del cliente

Dentro del amplio espectro del merchandising, el visual merchandising se ha consolidado como una de sus vertientes más efectivas y relevantes. Se centra, como su nombre indica, en la presentación visual de los productos y el espacio de venta, buscando generar un impacto estético que seduzca al cliente.

La importancia del visual merchandising radica en su capacidad para transformar un espacio comercial en un escenario que narra una historia. A través de detalles como la disposición, la iluminación, los colores y la señalización, se crea una atmósfera que evoca emociones y sensaciones en el cliente. Cuando esta narrativa visual se alinea con las expectativas y deseos del cliente, se produce una experiencia de compra memorable que puede fomentar la lealtad y la recomendación.

Ahora que les hemos contado qué es el visual merchandising, es necesario puntualizar que, para lograr este impacto, hay varias técnicas esenciales:

  • Escaparatismo: La vitrina o escaparate es la primera impresión que un cliente tiene de una tienda. Debe ser llamativo, representar la esencia de la marca y mostrar los productos destacados o de tendencia. Esto mismo, por cierto, ocurre con las distintas páginas web que integran una tienda virtual.
  • Zonificación: Organizar el espacio de venta en zonas específicas, como zonas de nuevos productos, ofertas o categorías particulares, facilita la navegación del cliente y destaca secciones importantes.
  • Iluminación: La correcta iluminación puede resaltar productos, crear ambientes y dirigir el flujo de clientes a través de la tienda.
  • Señalización y gráficos: Ayudan a informar, dirigir y comunicar ofertas o características de productos. Deben ser claros, coherentes y estéticamente agradables.
  • Rotación de productos: Cambiar regularmente la disposición y productos destacados mantiene el interés del cliente y da la sensación de novedad. Además, hace que los usuarios deben emplear más tiempo para dar con lo que buscan, lo que hace que vean otros productos y puedan llegar a comprarlos.

El visual merchandising es una poderosa herramienta en el arsenal del comercio moderno. Va más allá de simplemente vender productos: se basa vender experiencias, emociones y valores. En un mundo donde la competencia es feroz y la atención del cliente es un bien preciado, el visual merchandising emerge como una estrategia vital para destacarse y crear conexiones duraderas con el consumidor.

Eso sí, para que un eCommerce sea duradero requiere de mucho más, como por ejemplo de disponer de herramientas digitales profesionales como las de Microsoft Office 365, que permiten gestionar cada detalle desde cualquier lugar y dispositivo.