ransomware

Ransomware: Cómo funciona, cómo prevenirlo y cómo recuperarte de un ataque

SeguridadCategoría
lectura de 7 minuto(s)
Maddy Osman

El ransomware es una amenaza digital que, aunque parece sacada de las películas de Hollywood, está cada día más presente en nuestra vidas. Este ciberataque, lejos de estar orientado a dañar los archivos informáticos como tal, echa el candado a nuestros dispositivos, haciendo que resulte imposible no solo trabajar con ellos, sino también acceder a la información que contienen.

Saber qué es el ransomware y cómo funciona es indispensable para prevenir caer en sus redes, aunque también interesa saber cómo reaccionar ante un ataque de ransomware. ¡Por eso hemos preparado una completa guía en la que te contamos todo lo que necesitas saber sobre este peligro y sobre cómo superarlo!

que es ransomware

¿Qué es ransomware?

El ransomware o secuestro de datos es un software malicioso que impide el acceso a los archivos o sistemas del usuario, solicitando además un rescate económico para su liberación.

Los ataques pueden provenir de correos electrónicos infectados, de publicidad maliciosa o de vulnerabilidades en el propio sistema, por lo que resulta tremendamente complicado esquivarlos.

Cómo funciona el ransomware

Si por algo destaca este tipo de ataque cibernético es porque, una vez dentro del sistema, el ransomware cifra los datos del usuario y exige un rescate para su liberación.

Los métodos de infección más habituales se basan en el uso de técnicas de ingeniería social y explotación de vulnerabilidades conocidas en softwares y sistemas operativos. Es por esto que su prevención, como veremos un poco más adelante en este mismo texto, se basa en prácticas de seguridad informática básicas como descargar de archivos provenientes únicamente de fuentes confiables o realizar copias de seguridad periódicas que poder restaurar llegada la necesidad.

¿Existe alguna legislación sobre el pago de rescates en casos de ransomware?

El pago del rescate en casos de ransomware entra en lo que en términos legales se conoce como una zona gris o zona alegal. En algunos países, como Estados Unidos, se ha declarado ilegal el pago a atacantes que están en listas de sanciones, lo que incluye a ciertos grupos cibercriminales.

Sin embargo, no siempre es ilegal realizar estos pagos. La legislación varía y, en casos como el de España, pagar el rescate puede ser visto como la única opción para recuperar los datos, al menos para hacerlo de forma rápida. Esto, por supuesto, no garantiza su recuperación total.

Eso sí, se opte por lo que se opte, siempre hay que informar a las autoridades sobre el ataque para intentar depurar responsabilidades y ayudar a prevenir futuros incidentes de este estilo.

Tipos de ransomware y cómo identificarlos

Entre los principales tipos de amenazas informáticas, existen varios tipos de ransomware, cada uno de ellos con sus propias características distintivas.

  • El Scareware levanta falsas alertas de seguridad que intimidan al usuario para que pague por un software inútil. En realidad no cifra los datos, sino que presenta mensajes de alarma en pantalla con la intención de despertar un sentimiento de urgencia en el usuario que le impulse a hacer frente al pago lo antes posible.
  • Los bloqueadores de pantalla impiden el acceso a los dispositivos informáticos, mostrando mensajes que exigen un rescate.
  • El más peligroso es el ransomware de cifrado, que encripta archivos tanto personales como profesionales y exige un rescate económico para descifrarlos. En estos casos, es importante tener en cuenta que el pago no tiene por qué implicar que los secuestradores cumplan después con su parte, hecho que lleva a muchos afectados a preferir volver a empezar desde cero que abonar dicho pago.

Para identificar si estamos ante uno u otro tipo, lo mejor es prestar atención a los mensajes y buscar ayuda especializada lo antes posible.

Ejemplos de ataques de ransomware

A lo largo de los años se han dado distintos casos de ejemplos de ransomware que han supuesto auténticos quebraderos de cabeza para todo tipo de usuarios.

Quizás el más famoso de todos, tanto por su alcance como por su descriptivo nombre, sea el ransomware WannaCry, ‘quiero llorar’ en inglés, que afectó a más de 230.000 equipos en el año 2017. Se propagó a un total de 150 países aprovechando una vulnerabilidad de Windows, y solo en Reino Unido, donde afectó a un tercio de las instituciones sanitarias, provocó daños por valor de cerca de 100 millones de libras.

Ryuk, en 2018, fue otro ataque de ransomware muy sonado. En este caso, se cifraban tanto los datos de los equipos infectados como los de cualquier disco duro externo conectado a ellos. De hecho, aunque no está bien visto allí, en Estados Unidos fueron muchas las compañías que decidieron pagar para poder rescatar sus archivos.

Prevención y protección contra ataques ransomware

La prevención efectiva contra el ransomware requiere de la combinación de buenas prácticas y soluciones tecnológicas. Es necesario mantener el software de protección de los dispositivos informáticos actualizado, así como utilizar soluciones antivirus y antimalware de confianza y realizar copias de seguridad regulares.

Además, teniendo en cuenta que el phishing es una de las puertas de entrada más extendidas para este tipo de ataques, la formación en seguridad informática es indispensable para quienes buscan cómo protegerse del ransomware. Un empleado que sabe identificar un email de phishing con contenido malicioso de ransomware no expondrá a su empresa, ¡así de sencillo!

Herramientas y softwares recomendados

Si has llegado hasta aquí buscando cómo detectar y eliminar ransomware, te gustará saber que existen herramientas especializadas que pueden ayudar.

Malwarebytes, Kaspersky Anti-Ransomware Tool, y Trend Micro Ransomware File Decryptor son ejemplos de soluciones que ofrecen protección contra este tipo de malware. Están preparadas para analizar y detectar comportamientos sospechosos, así como para bloquear y eliminar amenazas antes de que generen un daño que puede llegar a ser irreparable.

Por supuesto, contar con elementos de seguridad para tu página web fiables y de vanguardia también te ayudará a evitar este tipo de sustos en tus proyectos en línea.

Cómo eliminar y recuperarse de un ataque de ransomware

Eliminar un ransomware y recuperarse de su ataque implica seguir una estrategia muy bien definida.

  1. Desconectar el dispositivo afectado de cualquier red para evitar la propagación del malware.
  2. Identificar el tipo de ransomware puede ayudar a buscar soluciones específicas de eliminación y descifrado.
  3. Utilizar software antivirus actualizado y herramientas de eliminación de ransomware específicas puede ser efectivo para eliminar el malware.

Sin embargo, la recuperación de los archivos cifrados puede ser más compleja y depende del tipo de ransomware del que se haya sido víctima. En algunos casos, restaurar los archivos desde una copia de seguridad reciente es la única solución viable.

De todos modos, en este tipo de circunstancias, la mejor solución es consultar a expertos en ciberseguridad para abordar la situación de la forma más acertada posible desde el primer momento.

¿Es posible recuperar archivos cifrados por ransomware sin pagar el rescate?

Sí, en algunas ocasiones es posible recuperar archivos bloqueados por ransomware sin ceder al pago del rescate. Proyectos como ‘No More Ransom’ ofrecen herramientas de descifrado gratuitas para varios tipos de ransomware, lo que permite a las víctimas recuperar sus archivos sin coste alguno.

Estas herramientas aprovechan vulnerabilidades en los algoritmos de cifrado de ciertos ransomware o utilizan las claves de descifrado obtenidas durante investigaciones policiales. Sin embargo, la efectividad de estas herramientas depende del tipo específico de ransomware, ¡no todas las variantes pueden ser descifradas de esta manera!

Por cierto, hablando de amenazas digitales, ¿conoces las virtudes de un certificado SSL para tu página web? ¡Ofrece máxima seguridad y fiabilidad a tus usuarios!

Products Used

Seguridad Web
Seguridad webObtén más información