¿Qué es el keyword stuffing en SEO? 5 trucos clave para evitarlo

SEOCategoría
lectura de 8 minuto(s)
Leticia Calvo

¿Alguna vez has accedido a una web y, al leer sus contenidos, te has dado cuenta de que usaban la palabra clave que habías buscado de forma masiva dentro del texto? Seguramente, esto te suena especialmente si ya llevas unos cuantos años navegando por Internet -al menos, más de 10-.

Esta es una técnica de black hat SEO que antes se empleaba de forma habitual por los profesionales del posicionamiento web para aparecer en los primeros resultados de los motores de búsqueda ante determinadas keywords.

Por suerte, los algoritmos de estos motores han ido evolucionando para ofrecer mejores resultados a los usuarios y a las usuarias. Por ello, hace años que esta práctica está desaconsejada y que, por ello, puede suponer una penalización de una web.

Pero, ¿sabes a qué nos referimos cuando hablamos de keyword stuffing? Vamos a empezar por lo más básico: su significado.

¿Qué es el keyword stuffing?

Por definición, el keyword stuffing es una técnica de Black Hat SEO que consiste en la inserción de la misma palabra clave en un texto de manera repetitiva y poco natural con el fin de aparecer en los primeros resultados de los motores de búsqueda ante esa keyword.

Hace años, era una práctica muy frecuente y que daba buenos resultados. Y es que Google posicionaba mejor aquellas páginas que contenían un alto volumen de la keyword en el texto.

Por ello, podías llegar a una página web y encontrar textos de este estilo:

“La mejor bicicleta estática del mercado. Nuestras bicicletas estáticas son las más baratas pero tienen una mejor calidad que otras del mercado. Por eso desde hace años vendemos la mejor bicicleta estática del mercado. Si necesitas una bicicleta estática, ponte en contacto con nosotros. Tenemos la mejor bicicleta estática para ti”.

¿Qué te parece este ejemplo? Como ves, la sobreoptimización de palabras clave va en detrimento de la calidad y la naturalidad de los contenidos.

Sin embargo, también hay quien practicaba esta técnica seo sin interferir en la experiencia de usuario. Por ejemplo, colocando el texto del mismo color del fondo, incluyéndola en los comentarios o en las meta descripciones. De esta manera, no era perceptible al ojo humano pero sí a ojos de los crawlers.

Por ello, gracias a diversas actualizaciones del algoritmo como Google Panda (2011), que detectaba esta repetición masiva de keywords, o Hummingbird (2013), que valoraba el contexto de los contenidos, esta práctica empezó a estar penalizada.

¿Por qué es peligroso caer en esta mala práctica?

Hace años, era muy habitual ver ejemplos de keyword stuffing al navegar por la red. Sin embargo, en la actualidad es más complejo toparse con una página que haga uso de esta técnica.

En la actualidad, debes evitar incurrir en esta práctica por tres motivos diferentes:

  • Existe un riesgo de penalización por parte de Google que puede suponer una caída en las posiciones en los resultados de búsqueda o, bien, la eliminación de la página.
  • La experiencia de usuario en tu página web no será buena. Y, por lo tanto, no solo aumentará la tasa de rebote, sino también el número de visitantes que abandonan la web sin haber realizado ninguna acción de valor para la empresa que está detrás de la página.
  • Afectará a la autoridad de tu dominio, así como al número de backlinks que lleguen a tu web -ambos, factores clave de posicionamiento-.
  • La imagen de tu marca puede verse, como consecuencia, deteriorada y hacer que la empresa se posicione a un nivel más bajo con respecto a otras de su competencia con todas las consecuencias que ello implica.

Por este motivo, la repetición masiva de keywords no resulta, para nada, conveniente. Pero, ¿cómo saber si estás cayendo en keyword stuffing sin ser consciente de ello?

¿Estás cayendo en keyword stuffing en tu web?

El ejemplo que hemos puesto anteriormente era tremendamente obvio. Sin embargo, en muchas ocasiones las webs están cayendo en un caso de repetición masiva de keywords sin ser conscientes de ello.

Pero, ¿cómo valorar si estás cayendo en esta práctica?

El principal concepto que debes tener en cuenta es la densidad de palabras clave -o keyword density-. Es decir, el número de veces que se repite la keyword entre el número total de palabras que contiene un texto.

La keyword density se puede calcular manualmente de forma sencilla:

Nº de veces que aparece una palabra clave / nº total de palabras x100

Si el resultado oscila entre un 3 y un 4%, en principio se estará siguiendo una redacción natural del texto. Sin embargo, esta no es una cifra inamovible.

Además, existen una serie de herramientas que te ayudarán a medir la densidad de palabras clave de forma automática. Alguna de las más empleadas son Keyword Density Checker de SEO Review Tools, Keyword Density Analyzer de Seobook u otras funcionalidades de las herramientas de pago por excelencia del sector como, por ejemplo, Semrush.

Cómo evitar el keyword stuffing

A la hora de crear los contenidos de tu web, por supuesto que debes usar la palabra clave que quieres posicionar pero sin caer en un exceso en un mismo texto.

A continuación, vamos a ver 5 trucos para evitar el abuso de palabras clave.

Vamos a ver cada una de ellas con más detenimiento.

Crea contenido de calidad

A la hora de generar los textos de tu página web, debes tener en cuenta cuál es la intención de búsqueda de los usuarios y qué información podría ser relevante para los mismos.

En este caso, crear un contenido que aporte un valor añadido será clave para lograr una buena experiencia de usuario. Para ello, puedes entender cuáles son las principales preguntas asociadas a la temática que quieres tratar, de qué forma están resueltas estas dudas por otros contenidos ya existentes y si se podría mejorar o cuáles no están cubiertas para poder aportar más valor al target de tu negocio.

Escribe de forma natural

Ya lo hemos visto con anterioridad: no debes caer en el relleno de palabras clave para lograr un mejor posicionamiento orgánico. De hecho, todo lo contrario.

El algoritmo de Google es capaz de entender el contexto de los contenidos. Escribir de forma natural y empleando un lenguaje acorde al target al que va dirigido la página web es clave para lograr una buena experiencia del usuario y, a su vez, un mejor posicionamiento SEO de los contenidos.

Recuerda: tu audiencia son otras personas interesadas en tu sector, no los bots de Google.

Apuesta por el uso de sinónimos

El uso de plurales no evita caer en el empleo masivo de la misma keyword. Sin embargo, sí lo hace el uso de sinónimos.

Puedes realizar un listado de las palabras del mismo significado de la keyword que quieres posicionar y otras keywords secundarias y emplearlas para enriquecer tus contenidos y ayudar a Google a entenderlos e indexarlos de forma apropiada. Eso sí: empleando siempre un lenguaje natural.

Emplea palabras long tail

Las palabras long tail -o de cola larga- suelen tener un menor volumen de búsquedas, pero su uso está tremendamente recomendado. De esta manera, podrás enriquecer tus contenidos, aportar más contexto e incluso posicionar en los rich snippets de Google para personas que realicen dichas búsquedas.

Revisa tu artículo antes de publicarlo

Y ya, como último consejo, revisa y edita tus contenidos antes de publicarlos. Además, debes estructurarlos de forma atractiva, separando distintos bloques de texto, añadiendo numeraciones o negritas, incluyendo materiales audiovisuales de apoyo, etcétera.

Si quieres asegurarte de que no estás cayendo en keyword stuffing, siempre puedes emplear algunas de las herramientas que hemos nombrado con anterioridad.

Y recuerda que no hay nada como centrarse en las necesidades de los usuarios y las usuarias para aparecer en los primeros resultados de búsqueda de las serps.