“Queremos ser un refugio en el que maternar y un altavoz desde el que gritar que otra forma de criar es posible”

HistoriasCategoría
lectura de 8 minuto(s)
Leticia Calvo

Gaia Ecocrianza es el proyecto de tres socias, Elena, Miriam y Sonia. Se trata de una tienda física, online y un espacio para eventos que nació hace 7 años en Santiago de Compostela.

Su objetivo es ofrecer todo lo necesario para acompañar a los bebés desde una maternidad consciente y respetuosa.

Gaia Ecocrianza surgió con la necesidad de favorecer la conciliación de la vida profesional y, desde entonces, no ha dejado de evolucionar para acompañar la maternidad desde una perspectiva que permita a las mujeres descubrir sus necesidades reales y las de sus bebés.

Entrevista a Sonia López, cofundadora y socia de Gaia Ecocrianza. 

Contadnos qué es Gaia Ecocrianza y qué ofrecéis a vuestros clientes.

Somos un espacio en el que encontrar todo lo necesario para acompañar a los bebés, vivir una maternidad consciente y una crianza respetuosa. A través de nuestros productos y servicios buscamos cubrir las necesidades de la infancia desde el momento del nacimiento y durante sus primeros años. El bienestar físico y emocional de l@s niñ@s es nuestro fin último.

El proyecto nació en Santiago de Compostela siendo tienda física, online y sala de actividades, y en estos 7 años ha ido evolucionando de una forma natural, pivotando en base a nuestras necesidades y las de nuestras clientas.

Hemos programado actividades de juego libre en Gaia y fuera de Gaia, todas las semanas durante tres años; hemos montado Bebetecas en eventos culturales en toda Galicia; pusimos en marcha una editora de juguetes desde la que lanzamos nuestra propia marca (Bambán).

Y en 2020 echamos a andar la Plataforma de Gaia con todas nuestras actividades en versión online, dirigidas a mujeres embarazadas, o en pleno posparto, y a sus bebés (propuestas de pago o gratuitas, en directo o pregrabadas, pensadas para acompañar la maternidad y la crianza…).

¿Cómo y cuándo surgió el proyecto?

Gaia Ecocrianza es un proyecto cooperativo que empezó a funcionar en 2014 y que, como tantos otros proyectos encabezados por mujeres, nace de la necesidad de conciliar.

Pero conciliar de verdad, sin renuncias. O, por lo menos, sin vernos obligadas a renunciar a que nuestras criaturas sean nuestra prioridad.

Somos tres mujeres madres que venimos de ámbitos profesionales diversos y que sentíamos la necesidad de crear un espacio desde el que divulgar una forma de vivir la maternidad más consciente, respetuosa y centrada en las necesidades reales de las criaturas.

Así que Gaia nació con un doble objetivo social: por un lado conseguir las mejores condiciones de trabajo posibles para nosotras y todas nuestras colaboradoras y, por otro lado, ofrecer los mejores artículos, servicios y recomendaciones a nuestr@s clientes, con un trato cercano y honesto, basado en la confianza y la relación entre iguales.

Entrevista a Gaia Ecocrianza

¿Cómo fueron los comienzos y qué barreras encontrasteis a la hora de emprender?

 En nuestros inicios fuimos cuatro socias pero en poco más de un año nos quedamos solo tres. Tres socias, todas madres, con criaturas muy pequeñas, algunas de nosotras en pleno puerperio, y con unas ganas inmensas de sacar nuestro proyecto adelante.

Se podría decir que tuvimos unos inicios difíciles, pero teníamos tan claro lo que éramos y lo que queríamos lograr desde Gaia, que todo fue viniendo solo poco a poco.

Gaia Ecocrianza nació para ser refugio en el que maternar y un altavoz desde el que gritar que otra forma de criar es posible (y necesaria). Además, nuestro espacio es lugar de encuentro de mujeres madres, un lugar desde el que descubrir las necesidades básicas reales de las criaturas y las mujeres que deciden ser madres.

¿Ha cambiado mucho el proyecto desde entonces? ¿Cómo es ahora Gaia Ecocrianza?

Nuestras bases siguen siendo las mismas: acompañar la maternidad desde una perspectiva respetuosa y que permita a las mujeres descubrir sus necesidades reales y las de sus bebés.

En estos años, muchas mujeres han empezado a «escucharse» después de pasar por Gaia, de hablar con nosotras o con las mujeres que conocieron aquí. Y eso es realmente emocionante.

Gaia es una especie de punto de encuentro con nuestra propia maternidad, la de cada una, la que nos hace sentir seguras. Esa que es tan difícil de encontrar a veces, la que nos permite conectar de verdad con nuestras criaturas.

Y eso lo hemos conseguido a través de nuestras actividades de juego libre, de las bebetecas que hemos montado en estos años por toda Galicia.

Y hemos cambiado, sí, pero ha sido más una adaptación al medio que una transformación profunda.

Por ahora, hemos frenado el montaje de Bebetecas y las actividades presenciales. No es el momento para nosotras.

Ese flujo de trabajo lo hemos dirigido a la web. Somos mucho más activas en redes y creamos mucho más contenido audiovisual que antes.

La tienda online ha ganado presencia, las ventas se han incrementado a raíz de la COVID-19, y la forma de comprar ha cambiado. Tenemos clientes online de todo el territorio del Estado, pero también de nuestra propia ciudad.

Ahora, muchas personas compran online y vienen a recoger a la tienda. ¡En una hora tienen su pedido listo y empaquetado!

Los canales de comunicación han aumentado, pero seguimos atendiendo dudas de forma personalizada, como siempre. Recibimos consultas a través de WhatsApp, Messenger, Instagram, correo electrónico, teléfono… A veces es loco, pero conseguimos resolver muchas de ellas con rapidez.

Y, si no lo logramos a la primera, nos hacemos una videollamada o una asesoría por Zoom y lo solucionamos. Necesitamos vender, obvio, pero solo queremos vender lo que las familias necesitan y lo que van a utilizar. Nada más. Por eso vernos y escucharnos sigue siendo prioritario para nosotras, aunque sea a través de una pantalla.

Háblanos de vuestros clientes. ¿Quién es vuestro target?

A través de nuestros productos y servicios cubrimos las necesidades de las criaturas desde el nacimiento y durante toda la primera infancia (0-6 años) sin perder de vista su bienestar físico y emocional.

Para conseguirlo nos dirigimos a madres/padres, familias y equipos docentes como responsables últimos de las tareas de la crianza, cuidados y acompañamiento en el aprendizaje de esta etapa especialmente sensible en el desarrollo de niñas y niños.

Nuestras clientas principales son mujeres que se acaban de convertir en madres. Pero también los son AMPA´s, Centros Educativos, Concellos…

¿Y el producto o servicio estrella?

Los productos que ofrecemos buscan siempre acompañar el desarrollo de las criaturas de forma segura y respetuosa; adaptándose a sus necesidades, sus capacidades, sus deseos...

Somos especialistas en portabebés ergonómicos para distintas etapas de desarrollo, zapatos que acompañan los primeros pasos de los bebés, sistemas de retención infantil a contramarcha y material de juego no estructurado… Y en cada uno de esos segmentos trabajamos con las mejores marcas: Grimm´s, Grapat, Zapato Feroz, Bobux, Emeibaby, Klippan, Axkid…

Las actividades de juego y nuestras propuestas para jugar en casa son sin duda uno de nuestros grandes valores.

Descubrir el juego de las criaturas cuando los «dejamos ser» es revelador. Cuando una familia se deja asesorar sobre materiales de juego, ¡siempre repite con nosotras!

Entrevista a Gaia Ecocrianza

¿Cuál sería el sello de distinción de Gaia Ecocrianza? Ese que hace que os elijan frente a otros competidores.

 La variedad de marcas, los artículos muy seleccionados y la asesoría personalizada... Creo que por eso nos eligen. Somos lo que somos porque nos encanta escuchar. Aprendemos de cada familia, con cada bebé. Estamos aquí para dar soluciones.

¿Hace cuánto tiempo tenéis vuestra página web?

Nuestra página web empezó a funcionar en el año 2014, con el dominio www.gaiadosnenos.com, que aún conservamos, y fue en 2018 cuando registramos nuestro actual dominio, www.gaiaecocrianza.com

¿Por qué elegisteis GoDaddy para digitalizar vuestro negocio?

La elección de GoDaddy como registrador de nuestro dominio fue porque nos parecía una empresa que, por su tamaño y su reputación, nos daba seguridad, de entre todas las que había en aquel momento. Además, el hecho de que sus operadores pudieran comunicarse con nosotras en español suponía un plus en caso de necesitar ayuda.

¿Os ha ayudado tener una web a la hora de capear los efectos de la crisis a causa de la COVID-19? ¿Y antes de la pandemia?

Sin duda, nuestra página web despegó definitivamente desde el momento que comenzó la pandemia y sustituyó en una pequeña parte, durante los meses de confinamiento y cierre, los ingresos que no tuvimos en la tienda física.

A partir de entonces la web ha comenzado a ser parte importante de nuestra facturación.

Anteriormente a la pandemia, aunque teníamos pedidos web, fundamentalmente nos daba visibilidad y hacía una función más de catálogo para nuestra clientela local.

¿Algún consejo para quienes se estén planteando emprender?

Que lo hagan con confianza y determinación. Y si pueden, en compañía.

Emprender de forma colaborativa, compartiendo el camino con personas que persiguen un mismo sueño, ¡es una gozada!